• Èric Acebes

La Ansiedad. ¿Cuándo, Cómo y Para qué aparece?


Uno de los mayores representantes en las consultas de psicología es la ansiedad, apareciendo como el ‘gran enemigo’ de la persona, siendo ‘quien le hace la vida imposible’ a quien la padece.

Imaginemos una persona que tiene un exceso de trabajo; que tiene dificultades para llegar a final de mes; o que tiene un familiar enfermo en el hospital. Todas estas son situaciones que nos ponen ‘en alarma’, es decir, amenazan nuestro bienestar, pudiendo suponer una pérdida importante en nuestras vidas.

Todas ellas, se enmarcan dentro de posibles desencadenantes que explicarían un estado de ansiedad en la persona.

¿Cuál es la principal función de la ansiedad?

La ansiedad tiene diversas formas de aparición en la persona. El principal objetivo de la ansiedad es ‘activarnos’ y ‘dirigir la atención’ hacia algo muy concreto para conseguir éxitos - desde hacer una entrega de proyecto con una fecha límite hasta el corredor que se está preparando minutos antes para iniciar una maratón.

Probablemente todos/as los que estéis leyendo este post hayáis vivido un estado ansioso a lo largo de vuestra vida.





¿Cómo puede pasar de ser una ayuda a un enemigo?

Para considerar la ansiedad como un ‘problema’ o un enemigo, los psicólogos tenemos en cuenta dos criterios:

  • TEMPORALIDAD. Una vez termina el examen o terminamos esa maratón, ¿aún estamos hiperactivados? ¿Aún nos cuesta dormir o no tenemos apetito? ¿Aún persiste ese estado de alerta? Si la ansiedad persiste en el tiempo y no hay ningún hecho explicativo - un examen, una maratón, un posible despido del trabajo, el familiar hospitalizado ya está dado de alta y está en su casa… Esta es una condición para hacer una demanda de ayuda psicológica.

  • INTENSIDAD. La ansiedad, aunque pueda ser temporal, puede aparecer de forma más o menos intensa, generando una ‘activación’ en la persona o bien ‘un sufrimiento’. Probablemente hayáis oído que una persona, antes del examen, tenga que tomarse algún tipo de medicación - por ejemplo un relajante muscular o ansiolítico - para poder realizar el examen de un modo que ese estado no le impida hacerlo.

  • AFECTACIÓN EN LAS ACTIVIDADES DE LA VIDA DIARIA DE LA PERSONA. Un clásico de la ansiedad es el modo en que ‘mancha’ las áreas más importantes de nuestra vida, provocando una pérdida de la motivación y del placer y centrando gran parte del pensamiento de nuestro día a día en ‘resolver ese estado ansioso’, retroalimentándolo más.

¿Como psicólogo y en mi tipo de psicoterapia, cómo identifico si el paciente padece ansiedad o si se trata de un estado transitorio?


Como psicólogo, suelo comentar a los pacientes que vienen por ansiedad que la principal señal de ansiedad es el cambio de hábitos, del orden de prioridades y las dificultades cognitivas (concentración y atención).

  • Cambio en los hábitos. Quien padece ansiedad suele tener dificultades en conciliar y/o mantener el sueño a lo largo de la noche; suele estar más cansado mental y físicamente a lo largo del día; cambia el horario de las comidas y el tipo de alimentos (menos elaboradas y más rápidas); y puede haber un mayor abuso de sustancias tóxicas (alcohol y otras).



  • Cambio en el orden de prioridades. A los pacientes que recibo a consulta suelo trabajar sobre la conciencia en el cambio o pérdida de prioridades. Es decir, la persona con ansiedad suele dejar de hacer deporte, hacer menos vida social, hacer menos actividades y escapadas de fin de semana, etc. Este hecho se explica por la pérdida de interés y/o motivación (propio de la ansiedad) y la pérdida del placer, así como la afectación de la ansiedad en diversas áreas vitales (trabajo, familia, amigos, etc.)


  • Dificultades cognitivas. A los pacientes que acuden a consulta por síntomas de ansiedad suelo preguntar sobre la falta de concentración en la actividad laboral o en seguir el hilo de una conversación. Este hecho, relacionado a la falta de motivación e interés comentado en el anterior punto, se explica por el ‘cambio de foco atencional’, es decir, la persona con ansiedad ocupa gran parte de su actividad mental en ‘resolver aquello que le preocupa’, alimentando la preocupación y generando un ‘círculo vicioso’.


Reitero, para poder empezar un trabajo de psicoterapia, el primer paso es la identificación y la conciencia de que existe una dificultad, así como la motivación para generar un cambio dirigido a nuestro bienestar. Este primer paso es crucial. El psicólogo debe estar para atender ese primer paso e iniciar el trayecto conjuntamente.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo