• Èric Acebes

OBESIDAD Y SALUD MENTAL. 'Más allá del peso y la talla'

Desafortunadamente aún sigue habiendo un elevado índice de obesidad tanto a nivel nacional como mundial y la OMS da datos anuales desoladores - más de 1.9 millones de personas con sobrepeso y más de 690 millones con obesidad a nivel mundial.


Pero, ¿por qué es una enfermedad tan difícil de erradicar?

Curiosamente, la obesidad sigue siendo tratada como una enfermedad exclusivamente médica (ojo, ¡lo es y debe ser tratada!). ¿Qué quiero decir con ‘exclusivamente médica’? La persona acude al médico por su sobrepeso, se le dice el riesgo a desarrollar problemas graves de salud relacionadas con la obesidad y se pretende que con esta ‘terapia de shock’ la persona corrija los hábitos alimentarios.

Damos por hecho que la persona ‘sencillamente’ debe dejar de comer y se le dice lo que debe hacer para conseguir bajar de peso, pero ¡no nos preguntamos por qué la persona no puede hacerlo!

Se pasa por alto la problemática psicológica, el sufrimiento (no tratado) que lleva a la persona a no poder controlar el impulso de comer. Probablemente, si hiciésemos una encuesta a la población sobre qué hay que hacer para perder peso, habría las siguientes respuestas:


  • Comer alimentos con bajo contenido calórico

  • Hacer ejercicio físico asiduamente

  • Evitar el ‘binge eating’ o atracón (sobreingesta de alimentos calóricos en un corto período de tiempo)

Entonces, ¿por qué la persona sigue con los malos hábitos alimentarios? ¿No nos preguntamos por qué la persona no puede frenar los impulsos ante la comida?

Y es que la causa no es ‘exclusivamente médica’, sino que lo que hacemos y no hacemos a menudo deriva de cómo pensamos y nos sentimos. Como bien dice la American Psychological Association, APA:


A menos que se actúe para tratar los temas emocionales que conducen a comer en exceso, será prácticamente imposible que se rectifiquen dichos hábitos’.

Obesidad y Salud Mental

La gran mayoría de personas que padecen obesidad presentan un ‘background’ psicológico no identificado ni tratado. ¿Cómo afecta esta condición y por qué la comida como ‘solución’ al problema?

La comida, especialmente la sobreingesta de alimentos altamente calóricos, proporciona una gran cantidad de azúcares (entre otros componentes) que generan un bienestar inmediato por el aumento de dopamina - hormona que explicaría el placer inmediato.

Somos especialistas en atender a aquello que nos ‘relaja’ y nos hace sentir mejor tras un duro día de trabajo. Imaginemos que durante un largo tiempo atendemos a la comida calórica tras un período difícil, aprendiendo que ‘eso’ nos regula nuestro estado de ánimo, haciendo más ameno los contratiempos de nuestro día a día. Probablemente podríamos decir que ¡tenemos una adicción a la comida calórica!




¿Debe ser tratada la obesidad desde la vertiente psicológica?

Por supuesto. El proceso de pérdida de peso va acompañado de un cambio de hábitos, pasando de hábitos tóxicos y/o falta de estructura en la comida a hábitos saludables (horario, tipo de comida, compañía, etc.) Este proceso implica un aprendizaje, pero también un desaprendizaje o deshabituación, dejando un vacío en la resolución de conflictos psicológicos de la persona.

Es decir, si quitamos la comida cuando esta ha sido la respuesta a gran parte de problemas, debemos:

  1. IDENTIFICAR las situaciones que disparaban a la persona a la sobreingesta;

  2. COMPRENDER el estado mental y corporal que le proporcionaba;

  3. INTERVENIR en el origen del sufrimiento ante estas situaciones de ‘crisis’ o de ‘riesgo’;

  4. PROMOVER recursos de la propia persona en la resolución de situaciones similares (FOMENTANDO LA AUTONOMÍA) y ACOMPAÑAR a la construcción de nuevos recursos y herramientas para la correcta gestión emocional;

  5. MANTENER la adquisición de recursos y de hábitos saludables.




Estos cinco pasos o fases son las que trabajo en psicoterapia individual con la persona que padece sobrepeso u obesidad, así como el Trastorno por Atracón o ‘Binge Eating’, además del trabajo en paralelo y complementario con la nutricionista que lleva a la persona.

¿Es importante el trabajo en paralelo con un/a Nutricionista?

Es trascendental. La adquisición de hábitos saludables y una supervisión constante de las dietas es fundamental para poder lograr los objetivos de un peso correcto y, por tanto, poder reducir enfermedades derivadas de la obesidad.

El trabajo en paralelo permite que haya una coordinación entre ambos profesionales y, por tanto, aumentar la efectividad en la consecución de los objetivos relativos al peso.

¿Por dónde empezar si padezco un problema de sobrepeso u obesidad?

Francamente soy partícipe de acudir a uno de los dos profesionales de la salud indistintamente. Uno conducirá al otro, de modo que la complementariedad del trabajo de ambos permita conseguir los objetivos del peso y del bienestar.

En las sesiones de psicoterapia con el paciente con problemas de peso y conducta alimentaria introduzco la opinión de la nutricionista. Mantengo sesiones de seguimiento del paciente fuera de consulta para mantener una correcta coordinación y trabajo en equipo para el beneficio y éxito del proceso del paciente.

La familia en el proceso de pérdida de peso

En psicoterapia trabajo incluyendo a los familiares significativos en el proceso para explicar, acompañar y resolver dudas que van apareciendo durante el recorrido de tratamiento.

Es más que importante que los familiares que conviven con la persona que padece puedan modificar ciertas conductas, de modo que la persona que sienta lo más acompañada posible en el discurso y haya la mayor coherencia entre lo trabajado en sesión y el entorno más cercano.



0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo